MONASTERIO DE SAN CLEMENTE

  • 0

MONASTERIO DE SAN CLEMENTE

Este mes descubrimos el Monasterio de San Clemente un tesoro de Sevilla. Este lugar de monjas bernardas, pudo haber acogido entre sus muros dos importantes pinturas de Murillo: La aparición de la Virgen a San Bernardo y la Imposición de la Casulla a San Ildefonso, que actualmente se encuentran en el Museo del Prado.

Cuando Fernando III conquistó la ciudad en 1248 vio realizado uno de sus grandes sueños políticos. Dicha conquista tuvo lugar un 23 de noviembre, festividad de San Clemente. La mejor forma que encontró Fernando III de darle gracias a Dios por la victoria sobre los almohades fue erigir un monasterio dedicado a este pontífice. Para ello donó para la futura comunidad palacios cercanos al río y que estaban resguardados de la muralla.

El Real Monasterio de San Clemente se fundó con la orden del Císter femenino.

Aunque las primeras noticias relativas a esta comunidad religiosa femenina datan de 1284. Con Alfonso X el Sabio (hijo de Fernando III) puso bajo su protección y amparo al monasterio a petición del obispo don Remondo, arzobispo de Sevilla. Por lo tanto, San Clemente nacía apoyado por la Corona, relación que perdurará en el tiempo, llegando a ser escogido como panteón real por diversos miembros de la realeza.

Este convento se convirtió en los siglos XIV-XV en una de las instituciones más ricas de Sevilla con un gran patrimonio económico, debido a los bienes que provenían de las generosas dotes, donaciones y limosnas.

El esplendor y riqueza del monasterio se diluyó en el siglo XIX con motivo del saqueo durante la ocupación francesa en 1811 donde se da la orden de cierre y posterior desalojo del monasterio. En ese momento quedó convertido en cuartel de las tropas invasoras. Con la posterior desamortización el convento pierde sus tierras y posesiones, iniciándose así su periodo de decadencia.

En la década de los 90, con motivo de la Exposición Universal, la Junta de Andalucía lo rehabilitó, utilizando parte del claustro como sala de exposiciones y su iglesia destinada a conciertos clásicos.

Actualmente, en este monasterio hay aproximadamente veinte monjas, las cuales elaboran unos magníficos dulces, así como velas, cirios, rosarios y mermeladas con productos de la huerta del monasterio que se venden en el torno de la portería. Además ofrecen un servicio de Hospedería a cuantas personas quieran pasar unos días de retiro y oración, que dispone de cinco habitaciones con baño individual y una Capilla para la oración.

 


  • 0

LA IGLESIA DEL SALVADOR

La iglesia del Salvador es una de las más famosas de Sevilla y la segunda iglesia más grande después de la Catedral.

El espacio donde se encuentra formaba parte del Foro Romano de Híspalis y aquí se ubicaba una construcción de tipo basilical.

En época musulmana, en el año 829, debido al crecimiento de población de la zona, Abd al-Rahman II ordenó al cadí de Isbiliya la construcción de una mezquita. Ésta se erigió sobre los restos romanos citados. La mezquita, llamada Ibn Adabbas, fue la de mayor tamaño en la ciudad hasta 1184, año en el que se construye la Mezquita Mayor en el entorno de la actual Catedral.

Cuando Sevilla fue conquistada por los cristianos en 1248 la mezquita siguió ejerciendo su función hasta 1340. En ese momento se instaló la Parroquia del Salvador, tal como la conocemos hoy en día.

Retablo Mayor.

Se trata de un edificio barroco, con tres portadas que corresponden a las tres naves del edificio. La portada más alta es la central y en su centro se pueden ver dos ángeles que sujetan un escudo con el Agnus Dei.

Podemos acabar con algunas curiosidades de la Iglesia del Salvador:

– En la cripta se encuentran los cuerpos de don Carlos de Borbón y Borbón, sus hijos y su esposa doña Luisa de Orléans, la nieta de Fernando VII y la abuela de Juan Carlos.

– Este lugar ha sido escenario de cine en la película Nadie conoce a nadie.

– La Plaza del Salvador también se conocía como la Plaza del Cementerio, ya que se usó como tal hasta el siglo XVIII. Hay que tener en cuenta que en Sevilla no existió un cementerio municipal hasta el siglo XIX y que en la Plaza del Salvador se encontraba el Hospital de San Juan de Dios, que enterraba a los muertos en la propia plaza.

Imágenes

 

 


  • 0

LA HERMANDAD DE LA CARIDAD Y MIGUEL DE MAÑARA

En el siglo XVI Sevilla era la ciudad más poblada y rica del país gracias al comercio con América. Sin embargo las infraestructuras urbanas eran pobres y las infecciones eran frecuentes.

Por esa razón existían numerosos hospitales repartidos por enfermedades o colectivos sociales. Por ejemplo San Lázaro para leprosos, San Cosme para las el de los Venerables para sacerdotes o el de San Bernardo para ancianos.

La Hermandad de la Santa Caridad fue fundada en Sevilla a mediados del siglo XV. Sin embargo el primer documento en el que se habla de esta institución data de 1565. Su función era trasladar al hospital a los enfermos desvalidos, asistir espiritualmente a los reos que eran condenados a muerte y darles sepultura. También prestaban auxilio cuando se producían riadas en el río para recoger a los cadáveres que se encontraban en sus orillas. Su capilla estaba dedicada a San Jorge.

MIGUEL DE MAÑARA

En 1662 el aristócrata sevillano Miguel de Mañara ingresó en la Hermandad de la Santa Caridad y planteó la creación de un hospital para atender a los pobres y vagabundos. Este personaje llevaba una vida muy pícara hasta que un día todo cambió. Existen tres versiones sobre este cambio:

La primera versión cuenta la leyenda que el aristócrata llevaba una vida de Don Juan y no saludable hasta que una noche se encontró a mujer muy bella por la calle y la siguió hasta la Catedral. Al desnudarla descubrió que se trataba de un esqueleto con un bello rostro.

La segunda versión cuenta que Mañara vio a una bella joven en un balcón y le pidió que le abriese la puerta. En vez de hacerlo, la joven sacó una escalera por una ventana para que Mañara llegara a la habitación. Cuando entró no vio absolutamente nada, solo un esqueleto tendido en el suelo y rodeado por cuatro cirios.

La última leyenda cuenta que una noche observó un entierro a lo lejos y cuando se acercó al ataúd vio que el muerto era él.

Sean o no ciertas estas historias, la verdad es que Miguel de Mañara se arrepintió de su anterior vida y decidió llevar una existencia casta y pobre ayudando a los más desfavorecidos hasta su muerte.

Imágenes

Leyendas como esta y muchas más podrás conocer en nuestra ruta free tour en el centro histórico de Sevilla.


  • 0

EL COSTURERO DE LA REINA

Junto al parque de María Luisa, frente a la Glorieta de los Marineros Voluntarios, nos encontramos con un pequeño edificio desconocido para muchos.

Se trata del Costurero de la Reina, aunque su nombre original es Pabellón de San Telmo

Fue mandado a construir como castillete para el guarda del palacio de San Telmo, por D. Antonio de Orleans, duque de Montpensier. La construcción la llevó a cabo el arquitecto Juan Talavera de la Vega. Es el primer edificio Neomudéjar de Sevilla. Tiene forma de castillo, con torrecillas redondeadas y rematado con minúsculas almenas. Está construido con ladrillos bicolores que forman franjas en tonos albero y almagra.

En un principio perteneció a los jardines del Palacio de San Telmo, hoy parque de María Luisa. Sin embargo en 1890 muere el duque de Montpensier y en 1893 la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón, duquesa de Montpensier, dona a la ciudad de Sevilla, gran parte de los jardines del Palacio de San Telmo, y con ellos también este edificio.

Está catalogado como Bien de Interés Cultural, BIC y actualmente es una oficina de Información turística y atención al visitante.

 

LA LEYENDA DE MARÍA DE LAS MERCEDES

Cuenta la leyenda que María de las Mercedes, hija de los duques de Montpensier tenía muchos problemas de salud. Por intereses políticos sus padres consiguieron que se casase con su primo, el rey Alfonso XII y por lo tanto se convirtió en reina consorte. Sin embargo su delicada salud le obligaba a estar gran parte del tiempo encerrada.

Se cuenta que se sentaba en uno de los salones de este palacito muy próxima a una de sus ventanas y a la vez que tomaba el sol, veía pasar  las agujas del reloj cosiendo. Mientras Alfonso XII, gobernaba y despachaba los asuntos de estado pero llegado el mediodía, cogía el caballo y cabalgaba hacia el palacete para ver a su amada.

Sin embargo todo se queda en leyenda ya que es totalmente imposible puesto que María de las Mercedes muere en 1878 y el edificio se construye en 1893. Sin embargo el imaginario popular ha dado la historia como verdadera llamando al edificio Costurero de la Reina.

 

 

 

IMÁGENES

 


  • 0

EL ARCHIVO DE INDIAS

El archivo de Indias es un edificio renacentista herreriano. Su construcción surgió debido a los problemas que existían entre los mercaderes de la ciudad y el Cabildo. Durante el siglo XVI Sevilla era puerta del comercio con América y existían numerosos mercaderes. En los días de lluvia las operaciones mercantiles se realizaban dentro de la Catedral y en el patio de los naranjos, lo que ocasionaba las quejas continuas del Cabildo. Por esta razón Felipe II ordenó que se creara un edificio para los mercaderes de Sevilla.

La construcción se llevó a cabo a finales del siglo XVI por Juan de Minjares y Alonso de Vandelvira. Según una inscripción en su fachada norte la lonja comenzó a utilizarse en 1598, aunque las obras continuaron hasta mitad del siglo XVII. El edificio es de estilo renacentista, de planta cuadrada y asentado sobre un podio. Combina ladrillos rojos y elementos de piedra.En las paredes exteriores del Archivo de Indias hay unas inscripciones rojizas. Estos ‘graffitis’ se ponían para conmemorar celebraciones o en señal de reconocimiento a alguien por haber conseguido un doctorado.

LA LONJA SE CONVIERTE EN ARCHIVO

 Bajo el reinado de Carlos III se convirtió en Archivo General de Indias, función que sigue cumpliendo actualmente. Hasta ese momento los documentos referentes a las Indias se encontraban diseminados en Simancas, Cádiz y Sevilla y este rey decidió unificarlos en un mismo lugar.

En 1778, el rey Carlos III ordenó que toda la documentación referida a los dominios españoles en las Indias se trasladaran a la Casa de la Lonja de Mercaderes de Sevilla convirtiéndose su planta alta en el Archivo General de Indias. Poco a poco fueron incorporándose documentos de las diferentes instituciones indianas hasta convertirse en el principal depósito documental para el estudio del Nuevo Mundo.

Hoy en día conserva más de cuarenta y tres mil legajos y es el archivo más grande de España sobre la historia de nuestro país en América y Filipinas. En 1987 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto a la Catedral, la Giralda y los Reales Alcázares de Sevilla.

IMÁGENES


  • 0

La Semana Santa de Sevilla

La Semana Santa de Sevilla nació en 1521 con un vía crucis a la Cruz del Campo. Para ello fue fundamental la figura de Don Fadrique Enríquez de Ribera, Adelantado Mayor de Castilla.

Tras la vuelta de su viaje a Tierra Santa recibió unos privilegios espirituales por parte de la Santa Sede para iniciar un vía crucis en torno a su lugar de residencia, la actual Casa Pilatos. Éste se celebraba el primer viernes de marzo y constaba de doce estaciones, aunque en 1730 pasaron a ser catorce.

La Semana Santa de Sevilla 1

Comenzaba dentro de su palacio y concluía en un pilar que se encontraba en la antigua Huerta de los Ángeles. De esta manera se cumplían los 1321 pasos (997 metros) que separaba el pretorio de Pilatos con el monte Calvario. En 1630 se cambió tanto el inicio como el final del vía crucis. El principio pasó a estar en un retablo de mármol en la fachada del palacio. El final, en el Templete o Humilladero de la Cruz del Campo. Este templete lo construyeron en 1830 una cofradía de negros (actual Hermandad de los Negritos) y se encontraba cerca del pilar donde anteriormente finalizaba la estación.

En 1604 el cardenal Niño de Guevara decidió cambiar la Estación de Penitencia.  por lo que las de Sevilla irían a la Catedral y las de Triana a la iglesia de Santa Ana.

Con esta acción surgió la Semana Santa cómo la conocemos hoy en día. Aún así, el vía crucis se siguió realizando sin ningún problema hasta 1873, momento que dejó de hacerlo.

La Semana Santa de Sevilla 2

En 1957, los descendientes del marqués de Tarifa, formaron una “Pía Unión” con catorce cofradías sevillanas. Así hasta ese año las estaciones del vía crucis estaban señaladas por cruces de madera y en ese momento fueron sustituidas por retablos cerámicos. Sin embargo el crecimiento de la ciudad fue derribando los antiguos edificios donde estaban ubicados los azulejos. Por esa razón, en 1995 la duquesa de Medinaceli restauró los que estaban estropeados y sustituyó los perdidos.

De esta forma cada estación está representada por un azulejo,con una imagen de nazareno o cristo de Sevilla. La primera y la segunda estación se encuentran en la plaza de Pilatos, la tercera en la iglesia de San Esteban y las demás en la calle Luis Montoto. Se pueden ver los azulejos de todos ellas, excepto la cuarta, décima y décimo primera.

La Semana Santa de Sevilla 3

Desde 1986 el Vía Crucis se celebra en el interior del Palacio cada primer viernes del mes de marzo.

Bibliografía:


[powr-social-media-icons id=e7f9d984_1491289584737]


  • 0

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

El próximo 17 de febrero se cumplen 182 años del nacimiento de Gustavo Adolfo Bécquer, uno de los poetas más importantes de su tiempo. Su nombre completo era Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida y nació en Sevilla, concretamente en el número 28 de la calle Conde de Barajas, cerca de la Alameda. El apellido Bécquer proviene del origen flamenco de su madre.

Vivió su adolescencia en la ciudad, donde estudió humanidades y pintura. Su hermano Valeriano era pintor y Bécquer intentó seguir el mismo camino y trabajó como aprendiz de Antonio Cabral. Su pasión por leer se la inculcó su madrina, Manuela Monnehay Moreno, con la que vivió tras quedar huérfano.

Posteriormente marchó a Madrid para intentar dedicarse a la literatura pero no tuvo éxito en ese momento y durante un tiempo se dedicó al periodismo. Escribió en varios periódicos y revistas de la época como El Contemporáneo, La Ilustración de Madrid o El Entreacto.

 

Bécquer comienza a escribir

A los 22 años volvió a Sevilla y estuvo durante un tiempo recluido debido a tuberculosis. Fue en ese momento cuando publicó “El caudillo de las manos rojas” su primera leyenda. Tras una mejoría se mudó con su hermano a Zaragoza para terminar de curarse y durante su estancia en el monasterio de Verula escribió algunas de sus más célebres leyendas.

Sus diferentes amantes le sirvieron para escribir sus poemas más famosos. Su musa fue Julia Espín, una atractiva cantante de ópera con la que nunca llegó a formalizar la relación. Carla Esteban fue la mujer con la que se casó y con la que tuvo tres hijos.

Con su hermano Valeriano tuvo en todo momento una relación muy estrecha y trabajaron juntos en alguna ocasión. Ejemplo de ellos son un conjunto de láminas satíricas sobre la familia real, llamada Los Borbones en pelotas. Realizadas en acuarela no vieron la luz hasta 1991.

Sin embargo en 1870 Valeriano murió, suponiendo un gran golpe para Bécquer, el cuál falleció poco después. Su obra más célebre, “Rimas y Leyendas” la escribió a lo largo de su vida. Tras su muerte sus amigos recopilaron las rimas de los manuscritos y decidieron publicar sus obras.

Con el paso de los años Bécquer se convirtió en un escritor fundamental, una de las figuras claves del Romanticismo y uno de los personajes más célebres de la literatura española.

IMÁGENES


  • 0

LA PLAZA DE SAN FRANCISCO

Situada en el centro de la ciudad, la plaza de San Francisco toma su nombre del antiguo convento que se encontraba donde actualmente está el ayuntamiento.

Aunque en los primeros siglos de invasión musulmana se encontraba fuera de las murallas, con la ampliación de la misma en época almorávide se integra en el interior urbano. En el siglo XIII se producen las primeras edificaciones en la zona, levantándose entre otras el Convento de San Francisco.

Desde el siglo XV se convirtió en el centro de la vida pública de Sevilla ya que en torno a ella estaban las sedes de las instituciones más importantes de la ciudad como el Ayuntamiento, la Cárcel Real y a pocos metros las gradas, la Catedral y el Palacio Arzobispal.  En este lugar estuvo la pescadería más importante de la ciudad, que en 1493 acabo trasladándose a las Atarazanas.

Los usos de la plaza evolucionaron desde la Edad Media. Desde el siglo XIV hasta principios del siglo XVI fue rastro de animales y lugar de mercado de pan, carne, pescado y hortalizas, con sus tenderetes y mesones. Después se utilizó como centro de actividades de cambistas y plateros y talleres de impresores, sombrereros y roperos. Más tarde  la plaza pasó a ser el principal escenario de fiestas regias inmobiliarias y también de autos de fe inquisitoriales y de ejecución de reos condenados. Además, hasta la construcción de la Real Maestranza, en algunos momentos se cubría de arena para las corridas de toros.

LA PLAZA ACTUALMENTE

 En la plaza podemos ver una fuente datada en 1576 rematada por el dios Mercurio realizada por Juan de Bolonia. Sin embargo no siempre ha sido esta fuente la que ha estado en la plaza. Durante un tiempo estuvo la conocida “pila del pato” que hoy en día se encuentra en la Plaza de San Leandro.

Hoy en día es un lugar central en la Semana Santa ya que se llena de palcos puesto que forma parte de la Carrera Oficial y todas las cofradías pasan por este lugar. También cobra especial relevancia en la procesión del Corpus Christi. En esta festividad se coloca una portada para el paso de la comitiva. Por lo tanto, la plaza es desde tiempos antiguos, lugar central y uno de los más emblemáticos de la ciudad.

IMÁGENES

Historias como esta y muchas más podrás descubrir a través de nuestras rutas culturales por Sevilla.


  • 0

LA CABALGATA DE LOS REYES MAGOS EN SEVILLA

 

La Cabalgata del 5 de enero se lleva celebrando en Sevilla desde el año 1918. Fue la primera cabalgata de Reyes realizada en España. En un principio su objetivo fue llevar regalos y la ilusión de este día a los niños que se encontraban en los centros de beneficencia, concretamente el Hospicio Provincial de la Calle San Luis.

Esta labor fue iniciada por José María Izquierdo Martínez. Las primeras carrozas estaban tiradas por bueyes y repletas de dulces, caramelos y juguetes. Aunque su creador murió cuatro años después, el Ateneo de Sevilla asumió la organización de la cabalgata y así sigue hoy en día.

EL RECORRIDO

La primera edición salió de la calle Lombardos pero desde 1919 y durante más de cuarenta años su salida se realizó desde la plaza de toros de la Maestranza. Sin embargo desde los años sesenta su salida ha ido variando: la Puerta de la Carne, los jardines del Palacio de San Telmo, la Isla de la Cartuja, la antigua Estación de Cádiz, la Alameda de Hércules, las antiguas cocheras de Tussam o el Rectorado de la Universidad de Sevilla, lugar desde donde inicia su recorrido actualmente.

El recorrido igualmente ha cambiado a lo largo del tiempo. Inicialmente solo se recorría el casco histórico de la ciudad pero en los años cincuenta se amplió para que cruzara el río llegando a Triana y Los Remedios y posteriormente a la Macarena y Luis Montoto.

En ningún momento desde 1918 ha suspendido su salida. Ni la Guerra Civil ni las condiciones meteorológicas lo han impedido.

LAS CARROZAS

 

Aunque cada año se van incorporando nuevas carrozas, las que despiertan más admiración son la de los tres Reyes Magos, la Estrella de la Ilusión y el Gran Visir.El séquito está también compuesto por bandas de músicas y beduinos, algunos de ellos a caballo.Es resaltable la comitiva de 1927, año en el que el rey Baltasar fue llevado en un trono que portaban diez “etíopes”.

Las personas que encarnan a los Reyes Magos son siempre personas conocidas. Presidentes del Sevilla y del Betis, toreros como Juan Belmonte, Pepe Luis Vázquez o Curro Romero y artistas como Carmen Sevilla, que fue la Estrella de la Ilusión en 1954, han querido salir y participar en la famosa Cabalgata para repartir ilusión a niños y mayores de Sevilla.

 

 

IMÁGENES


  • 0

LA CALLE SIERPES

Aunque hoy en día todo el mundo la conoce como Sierpes, antiguamente no llevaba este nombre.

Debido a que un tiempo hubo en ella una hermandad gremial de fabricantes de espadas, se le llamó un tiempo Espaderos. Con Fernando III se le cambió el nombre a Sierpe. Finalmente, en el siglo XVIII se le puso su nombre actual, Sierpes.

Desde siempre ha tenido mucha importancia, debido a su carácter céntrico. Por esta razón desde su configuración se le dotó de importantes edificios. Aquí se encontraba la Cárcel Real, lugar donde estuvo encerrado Miguel de Cervantes y donde comenzó a escribir el Quijote. Sin embargo fue derribada en 1840.
También ha sufrido modificaciones y algunas órdenes monásticas levantaron en ella sus conventos. Ejemplo de ello fueron los frailes agustinos, que construyeron el convento de San Acacio, hoy sede del Real Círculo de Labradores.

El origen del nombre.

El nombre de la famosa calle esconde una conocida leyenda.En la Sevilla de finales del siglo XVI comenzaron a desaparecer niños sin ninguna explicación. Existían multitud de opiniones: que eran robados por judíos, por bandidos moros e incluso por piratas turcos para venderlos en los mercados de Constantinopla.


Lo cierto es que los niños desaparecían sin dejar rastro y a cualquier hora de día. Por ello se informó de todo a Alfonso de Cárdenas, persona que regentaba la ciudad en ese momento. Unos días después se presentó un hombre asegurando que sabía la solución al misterio de los niños robados. Se trataba de Melchor de Quintana y Argüeso, un bachiller de letras preso en la Cárcel Real de Sevilla por participar en una rebelión contra el rey.
Con la condición de ser liberado, se comprometió a resolver el misterio. Melchor de Quintana, en el intento de huir de la prisión, había excavado un túnel. Éste llevaba a las cloacas de la ciudad, y allí, el bachiller había dado con el ladrón de niños, a quien le dio muerte en el momento.
Cuando Alonso de Cárdenas y sus hombres entraron en el túnel, se encontraron con un gran raptor, con una daga clavada. A su alrededor se encontraban los restos de huesos de los niños desaparecidos. Se trataba de una gran serpiente, que salía de las cloacas para atrapar a los niños. Una vez descubierto el misterio Melchor quedó en libertad, convirtiéndose en una persona muy reconocida en la ciudad.

Tras esto, la serpiente quedó expuesta al público y a partir de entonces a la calle se le comenzó a llamar calle de la “sierpe”, perdiendo el nombre de espaderos y perdurando dicha denominación hasta la actualidad.

IMÁGENES