LA LEYENDA DEL MAESE PÉREZ

  • 0

LA LEYENDA DEL MAESE PÉREZ

Category : leyenda , sevilla

Existe una famosa leyenda navideña escrita por Gustavo Adolfo Bécquer. La historia comienza el día de Nochebuena y se desarrolla en el famoso convento de Santa Inés, en la calle Doña María Coronel.

Todo empezó en la Misa del Gallo. La iglesia estaba completa ya que el Maese Pérez era famoso por la forma de tocar el órgano. El Maese había heredado este arte de su padre y todos en la ciudad lo conocían. Sin embargo ese año estaba muy enfermo. A pesar de eso decidió tocarlo, ya que sabía que seguramente sería el último año que pudiera hacerlo y quería despedirse.

Comenzó la misa y el órgano sonó de manera majestuosa. Por desgracia en el momento en que el arzobispo repartía la hostia consagrada sonó un grito desgarrador. Era la hija del Maese que veía como su padre acababa de morir.

Al año siguiente, se ofreció a tocar un organista que tenía mala fama con el órgano. Para asombro de todos, el órgano sonó de una forma maravillosa, cómo si lo estuviera tocando el mismísimo Maese Pérez. El arzobispo lo invitó a tocar el año siguiente en la Catedral y el organista asintió, perocon la cara asustada, dijo que no volvería a tocar en Santa Inés.

 

EL MILAGRO SE HACE REALIDAD

Dos años después del inicio de los hechos, la noche de la Misa del Gallo, la iglesia de Santa Inés estaba casi vacía. La abadesa le había dicho a la hija del Maese que tocara en esa noche tan señalada. Pero ésta no estaba de acuerdo. Decía que la noche anterior había visto a su padre sentado en el órgano. Quienes la escucharon le dijeron que eran fantasías, por lo que ella aceptó tocarlo.

La misa comenzó normalmente hasta el momento de la Consagración. Se escuchó un grito desde el órgano. Todos subieron a donde estaba la hija del Maese, que llorando señaló el órgano. Éste sonaba solo. Era el espíritu de Maese Pérez quien lo tocaba. De esta manera terminaba la promesa que realizó antes de morir de terminar la misa aquella Nochebuena. Con esto también se resolvió el misterio del organista del año anterior. No fue él, sino el espíritu del Maese Pérez, quién tocaba el órgano de Santa Inés.

 

 

IMÁGENES


Leave a Reply