Historia de la puerta de Jerez

  • 0

Historia de la puerta de Jerez

La puerta de Jerez es uno de los lugares más céntricos de Sevilla. El nombre lo toma de una de las antiguas puertas que tenía la ciudad, concretamente la puerta sur, que tomaba el camino hacia Jerez de la Frontera. De acuerdo con los datos que tenemos había en torno a 20 puertas.

En la segunda mitad del XIX se dio la necesidad de ensanchar la ciudad, integrando los barrios extramuros con el casco histórico. Esto responde a la aparición de la Revolución Industrial y al aumento de la población.

La plaza no existió hasta los comienzos del siglo XX, cuando se abre con motivo de las obras de la Exposición Iberoamericana de 1929, al crearse la actual avenida de la Constitución. Está rodeada de monumentos representativos como el Hotel Alfonso XII y los Jardines del Cristina.

El Hotel Alfonso XIII fue construido entre 1916 y 1928 por el arquitecto José Espiau y Muñoz con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Se inauguró con una gran fiesta y un suntuoso banquete presidido por el rey Alfonso XIII, quien siguió con todo detalle la construcción del edificio e incluso se dice que aportó algunas ideas. En 1988 fue declarado Bien de Interés Cultural, y en 2015 una revista especializada en turismo le concedió el octavo puesto en la lista de hoteles más lujosos de Europa.

Por su parte, los jardines se inauguraron en 1830 en homenaje a María Cristina de Orleans, esposa de Fernando VII. En 1929 se remodelaron reduciendo su tamañoy se convirtieron en un jardín que homenajea a la Generación del 27. Por ello las calles de este espacio reciben los nombres de los poetas de esta generación.

LA FUENTE DE HÍSPALIS

Fue encargada por el Ayuntamiento en 1928 al escultor Manuel Delgado Brackenbury. 

Fue instalada en la plaza en 1929, el mismo año de la Exposición Iberoamericana. La fuente tiene esculturas que representan a la ciudad. La rueda dentada de la industria, el caduceoel comercio y unas hojas, la agricultura. Una mujer con una túnica se encuentra sentada sobre una especie de grandes hojas de loto, sostenidas por figuras de niños desnudos, subidos a unas grandes tortugas. Las tortugas simbolizan el agua y la tierra. En el perímetro de la taza hay otros cuatro niños con caracolas de las que mana agua y que representan la abundancia.

IMÁGENES

 


Leave a Reply