Category Archives: Pedro I

  • 0

LA TORRE DEL ORO

La Torre del Oro es uno de los monumentos más emblemáticos de Sevilla. Fue construida en el primer tercio del siglo XIII por los almohades para servir como vigilancia al puerto fluvial sevillano.

Se trata de una torre albarrana, es decir, separada del conjunto de las murallas. Sin embargo se encontraba unida a éstas a través de un  muro que la conectaba con la cercana Torre de la Plata. Tenía una cadena que conectaba con la otra parte del río. Esta cadena enlazaba con otra torre ya desaparecida y de esta manera se podía controlar la entrada de los barcos.

Es de planta dodecagonal. Este tipo de plantas son características del arte defensivo musulmán ya que gracias a su carácter poligonal se podía desviar el ángulo de tiro. Compuesta de tres cuerpos,el más elevado es circular. El segundo es de ladrillos y de planta hexagonal y en el primero se superponen tres plantas cubiertas con bóvedas de arista.

La cimentación de la torre es muy profunda ya que se encuentra junto al río. Al principio tenía un espesor de cinco metros y estaba compuesta de una losa de hormigón con cal. Sin embargo los desperfectos ocurridos por el terremoto de Lisboa, obligaron a hacer obras de restauración en 1760. Por ello se aumentó en seis metros la cimentación, añadiéndole madera de pino para darle más consistencia.

LOS DIFERENTES USOS

Tras la conquista cristiana de la ciudad fue capilla y posteriormente prisión. La leyenda cuenta que en tiempos del Rey Pedro I el Cruel, la Torre del Oro servía como refugio a las damas que éste cortejaba.

En el siglo XVI tenía un estado ruinoso, obligando a las autoridades realizar obras de consolidación. Tal fue su deterioro en el siglo XIX que se pensó en demolerla para ampliar la zona. Sin embargo este proyecto no llegó a realizarse debido a la fuerte oposición del pueblo sevillano. A lo largo del siglo XX se llevaron a cabo restauraciones para mejorar su aspecto y hoy en día alberga un Museo Naval.

Respecto a su nombre, siempre se pensó que se debíaa su primitivo recubrimiento de azulejos con reflejos dorados. Sin embargo en el año 2005 durante las obras de restauración se demostró que esta teoría no era cierta.Los estudios demostraron que el brillo no era debido a azulejos dorados, sino a una mezcla de mortero de cal y paja prensada.

 

IMÁGENES

 


  • 0

La leyenda de la cabeza del rey Don pedro

Don Pedro I, también llamado el Cruel, es uno de los reyes más unidos a la ciudad de Sevilla. Sobre él hay multitud de leyendas. Una de ellas es la leyenda de la Cabeza del Rey Don Pedro.

Según cuenta la leyenda, una noche Don Pedro paseaba por la ciudad. Al cruzarse con el hijo del Conde de Niebla, de la familia de los Guzmanes, se batió en un duelo con él. Algunos dicen que se debió a un lío de faldas pero lo cierto es que los Guzmanes apoyaban a Enrique de Trastámara, hermano bastardo del rey, que quería destronarle.

El duelo nocturno acabó con la muerte del Guzmán. Sin embargo el choque de las espadas llamó la atención de una anciana que se asomó por la ventana con un candil. Al alumbrar la escena pudo ver un hombre, rubio y que le sonaban las rodillas al andar. Todo el mundo en la ciudad conocía el sonido de las rodillas del rey, por lo que la anciana lo reconoció rápidamente.

Ante tal descubrimiento, la mujer cerró la ventana pero dejó caer el candil que llevaba en la mano.Esto hizo que los alguaciles que estaban en la zona se dieran cuenta de su existencia. Por lo tanto la detuvieron para que declarase sobre lo que había pasado.

 

EL MOMENTO DEL JUICIO

Al día siguiente los Guzmanes pidieron justicia por lo sucedido. Don Pedro I prometió que una vez encontrado al asesino, le cortaría la cabeza para exponerla públicamente. Cuando la anciana fue a testificar lo ocurrido, se tranquilizó cuando el Rey le prometió que si decía la verdad no le ocurriría nada.

De esta manera pidió un espejo y poniéndolo frente a Don Pedro dijo: “Aquí tenéis a vuestro asesino”. El Rey, para cumplir la promesa realizada a los Guzmanes, cortó la cabeza a una estatua suya y la colocó en el lugar del duelo. Actualmente sigue existiendo en una hornacina y le da nombre a la calle. Además, la calle que se encuentra frente al busto toma el nombre de Candilejo en recuerdo al candil que supuso la aclaración de la disputa.