Category Archives: leyenda

  • 0

LA LEYENDA DEL HOMBRE DE PIEDRA

Category : leyenda , sevilla , Uncategorized

En la Plaza del Salvador, esquina con la calle Villegas, se puede ver la Cruz de las Culebras.

Pertenecía al cementerio parroquial de la Iglesia del Salvador y hasta mitad del siglo XVIII estuvo situada en la misma plaza. En esa época el asistente Olavide mandó trasladarla a otro lugar ya que estorbaba el paso de peatones, carruajes y caballerías.

En el lugar donde se encuentra actualmente, hay una inscripción que dice así:


“EL REY D. JVAN, LEY 11. EL REY I TODA

PERSONA, QUE TOPARE EL SANTISSIMO

SACRAMENTO SE APEE AVNQUE SEA EN EL LODO

SO PENA DE 600 MR (maravedíes) DE AQVEL TIEMPO,

SEGVN LA LOABLE COSTVMBRE DE ESTA

CIVDAD O QVE PIERDA LA CAVALGADVRA,

Y SI FVERE MORO DE 14 AÑOS ARRIBA

QVE HINQVE LAS RODILLAS, Ó QVE PIERDA,

TODO LO QVE LLEVARE VESTIDO,

Y SEA DEL QVE LO ACVSARE.

SE PVSO ESTA LOZA POR LA ARCHICOFRADÍA

DEL SANTISSIMO SACRAMENTO, DE ESTA

IGLESIA COLEGIAL AÑO DE 1714″

Tras leer el texto vemos la gran devoción que existía en la ciudad de arrodillarse cuando pasara el Santísimo Sacramento. Si no se hacía, habría un castigo de perder el caballo y pagar seiscientos maravedíes; y el que no tuviera caballo ni bienes, perder la ropa que llevase puesta.


Relacionado con esta historia vemos una figura de piedra en el barrio de San Lorenzo, en la calle Hombre de Piedra. Cuenta la leyenda que en ese lugar había una taberna. Un día, al paso del Santísimo Sacramento, los clientes salieron a la calle y para cumplir la ley se arrodillaron.

Sin embargo, uno de ellos, Mateo El Rubio no lo hizo y se mofó de las personas que lo hacían. Inmediatamente le cayó un rayo que le dejó petrificado y lo hundió en el suelo hasta la cintura. En realidad, la figura de mármol se trata de una estatua romana y no de Mateo el Rubio. Cerca de ese lugar existían termas romanas y seguramente la figura provenga de allí. Lo cierto de la historia es que la figura le ha dado nombre a la calle.

IMÁGENES


  • 0

EL COSTURERO DE LA REINA

Junto al parque de María Luisa, frente a la Glorieta de los Marineros Voluntarios, nos encontramos con un pequeño edificio desconocido para muchos.

Se trata del Costurero de la Reina, aunque su nombre original es Pabellón de San Telmo

Fue mandado a construir como castillete para el guarda del palacio de San Telmo, por D. Antonio de Orleans, duque de Montpensier. La construcción la llevó a cabo el arquitecto Juan Talavera de la Vega. Es el primer edificio Neomudéjar de Sevilla. Tiene forma de castillo, con torrecillas redondeadas y rematado con minúsculas almenas. Está construido con ladrillos bicolores que forman franjas en tonos albero y almagra.

En un principio perteneció a los jardines del Palacio de San Telmo, hoy parque de María Luisa. Sin embargo en 1890 muere el duque de Montpensier y en 1893 la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón, duquesa de Montpensier, dona a la ciudad de Sevilla, gran parte de los jardines del Palacio de San Telmo, y con ellos también este edificio.

Está catalogado como Bien de Interés Cultural, BIC y actualmente es una oficina de Información turística y atención al visitante.

 

LA LEYENDA DE MARÍA DE LAS MERCEDES

Cuenta la leyenda que María de las Mercedes, hija de los duques de Montpensier tenía muchos problemas de salud. Por intereses políticos sus padres consiguieron que se casase con su primo, el rey Alfonso XII y por lo tanto se convirtió en reina consorte. Sin embargo su delicada salud le obligaba a estar gran parte del tiempo encerrada.

Se cuenta que se sentaba en uno de los salones de este palacito muy próxima a una de sus ventanas y a la vez que tomaba el sol, veía pasar  las agujas del reloj cosiendo. Mientras Alfonso XII, gobernaba y despachaba los asuntos de estado pero llegado el mediodía, cogía el caballo y cabalgaba hacia el palacete para ver a su amada.

Sin embargo todo se queda en leyenda ya que es totalmente imposible puesto que María de las Mercedes muere en 1878 y el edificio se construye en 1893. Sin embargo el imaginario popular ha dado la historia como verdadera llamando al edificio Costurero de la Reina.

 

 

 

IMÁGENES

 


  • 0

LA TORRE DEL ORO

La Torre del Oro es uno de los monumentos más emblemáticos de Sevilla. Fue construida en el primer tercio del siglo XIII por los almohades para servir como vigilancia al puerto fluvial sevillano.

Se trata de una torre albarrana, es decir, separada del conjunto de las murallas. Sin embargo se encontraba unida a éstas a través de un  muro que la conectaba con la cercana Torre de la Plata. Tenía una cadena que conectaba con la otra parte del río. Esta cadena enlazaba con otra torre ya desaparecida y de esta manera se podía controlar la entrada de los barcos.

Es de planta dodecagonal. Este tipo de plantas son características del arte defensivo musulmán ya que gracias a su carácter poligonal se podía desviar el ángulo de tiro. Compuesta de tres cuerpos,el más elevado es circular. El segundo es de ladrillos y de planta hexagonal y en el primero se superponen tres plantas cubiertas con bóvedas de arista.

La cimentación de la torre es muy profunda ya que se encuentra junto al río. Al principio tenía un espesor de cinco metros y estaba compuesta de una losa de hormigón con cal. Sin embargo los desperfectos ocurridos por el terremoto de Lisboa, obligaron a hacer obras de restauración en 1760. Por ello se aumentó en seis metros la cimentación, añadiéndole madera de pino para darle más consistencia.

LOS DIFERENTES USOS

Tras la conquista cristiana de la ciudad fue capilla y posteriormente prisión. La leyenda cuenta que en tiempos del Rey Pedro I el Cruel, la Torre del Oro servía como refugio a las damas que éste cortejaba.

En el siglo XVI tenía un estado ruinoso, obligando a las autoridades realizar obras de consolidación. Tal fue su deterioro en el siglo XIX que se pensó en demolerla para ampliar la zona. Sin embargo este proyecto no llegó a realizarse debido a la fuerte oposición del pueblo sevillano. A lo largo del siglo XX se llevaron a cabo restauraciones para mejorar su aspecto y hoy en día alberga un Museo Naval.

Respecto a su nombre, siempre se pensó que se debíaa su primitivo recubrimiento de azulejos con reflejos dorados. Sin embargo en el año 2005 durante las obras de restauración se demostró que esta teoría no era cierta.Los estudios demostraron que el brillo no era debido a azulejos dorados, sino a una mezcla de mortero de cal y paja prensada.

 

IMÁGENES

 


  • 0

LA PLAZA DE SAN FRANCISCO

Situada en el centro de la ciudad, la plaza de San Francisco toma su nombre del antiguo convento que se encontraba donde actualmente está el ayuntamiento.

Aunque en los primeros siglos de invasión musulmana se encontraba fuera de las murallas, con la ampliación de la misma en época almorávide se integra en el interior urbano. En el siglo XIII se producen las primeras edificaciones en la zona, levantándose entre otras el Convento de San Francisco.

Desde el siglo XV se convirtió en el centro de la vida pública de Sevilla ya que en torno a ella estaban las sedes de las instituciones más importantes de la ciudad como el Ayuntamiento, la Cárcel Real y a pocos metros las gradas, la Catedral y el Palacio Arzobispal.  En este lugar estuvo la pescadería más importante de la ciudad, que en 1493 acabo trasladándose a las Atarazanas.

Los usos de la plaza evolucionaron desde la Edad Media. Desde el siglo XIV hasta principios del siglo XVI fue rastro de animales y lugar de mercado de pan, carne, pescado y hortalizas, con sus tenderetes y mesones. Después se utilizó como centro de actividades de cambistas y plateros y talleres de impresores, sombrereros y roperos. Más tarde  la plaza pasó a ser el principal escenario de fiestas regias inmobiliarias y también de autos de fe inquisitoriales y de ejecución de reos condenados. Además, hasta la construcción de la Real Maestranza, en algunos momentos se cubría de arena para las corridas de toros.

LA PLAZA ACTUALMENTE

 En la plaza podemos ver una fuente datada en 1576 rematada por el dios Mercurio realizada por Juan de Bolonia. Sin embargo no siempre ha sido esta fuente la que ha estado en la plaza. Durante un tiempo estuvo la conocida “pila del pato” que hoy en día se encuentra en la Plaza de San Leandro.

Hoy en día es un lugar central en la Semana Santa ya que se llena de palcos puesto que forma parte de la Carrera Oficial y todas las cofradías pasan por este lugar. También cobra especial relevancia en la procesión del Corpus Christi. En esta festividad se coloca una portada para el paso de la comitiva. Por lo tanto, la plaza es desde tiempos antiguos, lugar central y uno de los más emblemáticos de la ciudad.

IMÁGENES

Historias como esta y muchas más podrás descubrir a través de nuestras rutas culturales por Sevilla.


  • 0

LA LEYENDA DEL MAESE PÉREZ

Category : leyenda , sevilla

Existe una famosa leyenda navideña escrita por Gustavo Adolfo Bécquer. La historia comienza el día de Nochebuena y se desarrolla en el famoso convento de Santa Inés, en la calle Doña María Coronel.

Todo empezó en la Misa del Gallo. La iglesia estaba completa ya que el Maese Pérez era famoso por la forma de tocar el órgano. El Maese había heredado este arte de su padre y todos en la ciudad lo conocían. Sin embargo ese año estaba muy enfermo. A pesar de eso decidió tocarlo, ya que sabía que seguramente sería el último año que pudiera hacerlo y quería despedirse.

Comenzó la misa y el órgano sonó de manera majestuosa. Por desgracia en el momento en que el arzobispo repartía la hostia consagrada sonó un grito desgarrador. Era la hija del Maese que veía como su padre acababa de morir.

Al año siguiente, se ofreció a tocar un organista que tenía mala fama con el órgano. Para asombro de todos, el órgano sonó de una forma maravillosa, cómo si lo estuviera tocando el mismísimo Maese Pérez. El arzobispo lo invitó a tocar el año siguiente en la Catedral y el organista asintió, perocon la cara asustada, dijo que no volvería a tocar en Santa Inés.

 

EL MILAGRO SE HACE REALIDAD

Dos años después del inicio de los hechos, la noche de la Misa del Gallo, la iglesia de Santa Inés estaba casi vacía. La abadesa le había dicho a la hija del Maese que tocara en esa noche tan señalada. Pero ésta no estaba de acuerdo. Decía que la noche anterior había visto a su padre sentado en el órgano. Quienes la escucharon le dijeron que eran fantasías, por lo que ella aceptó tocarlo.

La misa comenzó normalmente hasta el momento de la Consagración. Se escuchó un grito desde el órgano. Todos subieron a donde estaba la hija del Maese, que llorando señaló el órgano. Éste sonaba solo. Era el espíritu de Maese Pérez quien lo tocaba. De esta manera terminaba la promesa que realizó antes de morir de terminar la misa aquella Nochebuena. Con esto también se resolvió el misterio del organista del año anterior. No fue él, sino el espíritu del Maese Pérez, quién tocaba el órgano de Santa Inés.

 

 

IMÁGENES


  • 0

LA CALLE SIERPES

Aunque hoy en día todo el mundo la conoce como Sierpes, antiguamente no llevaba este nombre.

Debido a que un tiempo hubo en ella una hermandad gremial de fabricantes de espadas, se le llamó un tiempo Espaderos. Con Fernando III se le cambió el nombre a Sierpe. Finalmente, en el siglo XVIII se le puso su nombre actual, Sierpes.

Desde siempre ha tenido mucha importancia, debido a su carácter céntrico. Por esta razón desde su configuración se le dotó de importantes edificios. Aquí se encontraba la Cárcel Real, lugar donde estuvo encerrado Miguel de Cervantes y donde comenzó a escribir el Quijote. Sin embargo fue derribada en 1840.
También ha sufrido modificaciones y algunas órdenes monásticas levantaron en ella sus conventos. Ejemplo de ello fueron los frailes agustinos, que construyeron el convento de San Acacio, hoy sede del Real Círculo de Labradores.

El origen del nombre.

El nombre de la famosa calle esconde una conocida leyenda.En la Sevilla de finales del siglo XVI comenzaron a desaparecer niños sin ninguna explicación. Existían multitud de opiniones: que eran robados por judíos, por bandidos moros e incluso por piratas turcos para venderlos en los mercados de Constantinopla.


Lo cierto es que los niños desaparecían sin dejar rastro y a cualquier hora de día. Por ello se informó de todo a Alfonso de Cárdenas, persona que regentaba la ciudad en ese momento. Unos días después se presentó un hombre asegurando que sabía la solución al misterio de los niños robados. Se trataba de Melchor de Quintana y Argüeso, un bachiller de letras preso en la Cárcel Real de Sevilla por participar en una rebelión contra el rey.
Con la condición de ser liberado, se comprometió a resolver el misterio. Melchor de Quintana, en el intento de huir de la prisión, había excavado un túnel. Éste llevaba a las cloacas de la ciudad, y allí, el bachiller había dado con el ladrón de niños, a quien le dio muerte en el momento.
Cuando Alonso de Cárdenas y sus hombres entraron en el túnel, se encontraron con un gran raptor, con una daga clavada. A su alrededor se encontraban los restos de huesos de los niños desaparecidos. Se trataba de una gran serpiente, que salía de las cloacas para atrapar a los niños. Una vez descubierto el misterio Melchor quedó en libertad, convirtiéndose en una persona muy reconocida en la ciudad.

Tras esto, la serpiente quedó expuesta al público y a partir de entonces a la calle se le comenzó a llamar calle de la “sierpe”, perdiendo el nombre de espaderos y perdurando dicha denominación hasta la actualidad.

IMÁGENES


  • 0

La leyenda de la cabeza del rey Don pedro

Don Pedro I, también llamado el Cruel, es uno de los reyes más unidos a la ciudad de Sevilla. Sobre él hay multitud de leyendas. Una de ellas es la leyenda de la Cabeza del Rey Don Pedro.

Según cuenta la leyenda, una noche Don Pedro paseaba por la ciudad. Al cruzarse con el hijo del Conde de Niebla, de la familia de los Guzmanes, se batió en un duelo con él. Algunos dicen que se debió a un lío de faldas pero lo cierto es que los Guzmanes apoyaban a Enrique de Trastámara, hermano bastardo del rey, que quería destronarle.

El duelo nocturno acabó con la muerte del Guzmán. Sin embargo el choque de las espadas llamó la atención de una anciana que se asomó por la ventana con un candil. Al alumbrar la escena pudo ver un hombre, rubio y que le sonaban las rodillas al andar. Todo el mundo en la ciudad conocía el sonido de las rodillas del rey, por lo que la anciana lo reconoció rápidamente.

Ante tal descubrimiento, la mujer cerró la ventana pero dejó caer el candil que llevaba en la mano.Esto hizo que los alguaciles que estaban en la zona se dieran cuenta de su existencia. Por lo tanto la detuvieron para que declarase sobre lo que había pasado.

 

EL MOMENTO DEL JUICIO

Al día siguiente los Guzmanes pidieron justicia por lo sucedido. Don Pedro I prometió que una vez encontrado al asesino, le cortaría la cabeza para exponerla públicamente. Cuando la anciana fue a testificar lo ocurrido, se tranquilizó cuando el Rey le prometió que si decía la verdad no le ocurriría nada.

De esta manera pidió un espejo y poniéndolo frente a Don Pedro dijo: “Aquí tenéis a vuestro asesino”. El Rey, para cumplir la promesa realizada a los Guzmanes, cortó la cabeza a una estatua suya y la colocó en el lugar del duelo. Actualmente sigue existiendo en una hornacina y le da nombre a la calle. Además, la calle que se encuentra frente al busto toma el nombre de Candilejo en recuerdo al candil que supuso la aclaración de la disputa.

 


  • 0

Don Juan Tenorio

El día 1 de noviembre fue el día de todos los muertos. La obra de Don Juan Tenorio está totalmente relacionada con este día.

Don Juan Tenorio se desarrolla en Sevilla, hacia 1545.  Éste es retado por Don Luis a conquistar a Doña Inés y a su prometida, Ana de Pantoja. Tras raptar a Doña Inés y conquistar a Doña Ana, Don Juan gana su apuesta. Pero sucede algo para lo que Don Juan no estaba preparado. Se enamora perdidamente de Inés. Por ello le pide la mano a su padre, don Gonzalo de Ulloa.

Sin embargo Don Gonzalo de Ulloa y Don Luis claman venganza por engañar a las dos mujeres. Don Juan Tenorio se enfrenta a ellos y los mata. Varios años después Don Juan vuelve y en el panteón descubre que Doña Inés murió por amor. Don Juan, arrepentido, pide perdón. Finalmente cuando las almas de sus victimas lo iban a llevar al infierno, apareció el espectro de doña Inés, salvando su alma.

El origen de la obra

Aunque la historia surge en la Edad Media, el primer tratamiento literario formal lo vemos en “El burlador de Sevilla” de Tirso de Molina. Posteriormente el dramaturgo francés Moliere escribió Don Juan o el Convidado de Piedra y la estrenó en 1665. José Zorrilla es quien realiza la versión más moderna de la leyenda en 1844, dándole la apariencia a Don Juan que hoy conocemos.

 

Escenas en Sevilla

Nuestra ciudad tiene numerosos lugares dónde se desarrolla la obra. Ésta comienza en la Hostería El Laurel, en la Plaza de los Venerables.

La casa de doña Ana, prometida de don Luis Mejía, estaría ubicada en la Plaza de la Alianza. El convento donde se encuentra recluida doña Inés se cree que se encontraba en la calle Calatrava. La Plaza de Doña Elvira, en el corazón del barrio de Santa Cruz fue el lugar donde vivía Doña Inés y su padre, Don Gonzalo de Ulloa.

Por último, terminamos con la inscripción que podemos encontrar bajo la escultura de Don Juan Tenorio en la Plaza de los Refinadores :

Aquí está Don Juan Tenorio. Y no hay hombre para él. Desde la princesa altiva a la que pesca en ruin barca, no hay hembra que no suscriba; y a cualquier empresa abarca, sí en oro o valor estriba. Búscanle los reñidores, cérquenle los jugadores, quien se precie que le ataje, a ver si hay quien le aventaje en juego, en lid o en amores

 

IMÁGENES:


  • 0

LA VIRGEN DE LA ANTIGUA DE LA CATEDRAL DE SEVILLA

Category : Catedral , Historia , leyenda , sevilla

En la Catedral de Sevilla, junto al Mauselo a Cristóbal Colón, encontramos la capilla de la Virgen de la Antigua. En torno a esta Virgen existe una leyenda muy famosa. La leyenda cuenta que en la España visigoda había en Sevilla una virgen en la mezquita mayor. Los fieles, al verla, se sentían obligados a arrodillarse ante ella por una fuerza sobrenatural.


Los musulmanes, cuando llegaron a Sevilla, debido al respeto a la madre de Cristo decidieron no destruir la imagen. A cambio, decidieron levantar una tapia delante de dicha imagen para esconderla.

Cuando Fernando III estaba inmerso en la conquista de la ciudad, llegó a sus oídos esta historia. Una noche, mientras rezaba frente a Virgen de los Reyes, sintió una llamada de la Virgen y le prometió ayuda divina para conquistar la ciudad si iba a verla.

El encuentro de San Fernando y la Virgen de la Antigua

El rey Santo consiguió entrar por la muralla sin ser visto, mientras los musulmanes dormían. Algunos dicen que fue guiado por un ángel. Lo cierto es que cuando logró entrar en la Mezquita, el pilar levantado se volvió transparente y permitió al Rey contemplar y rezar a la imagen. Los caballeros más cercanos notaron su ausencia y fueron a buscarlo, rescatándolo y volviendo sin ningún problema al campamento.


La devoción de San Fernando fue tan fuerte por esta Virgen, que tras la conquista de Sevilla, el día de San Clemente, su primera orden fue rescatar la Virgen de la Antigua.


Leyenda y realidad

Sin embargo la leyenda no se corresponde con la realidad ya que la imagen está datada en la segunda mitad del siglo XIV por autor anónimo. Está realizada en estilo bizantino. La Virgen sostiene a su Hijo con la mano izquierda y con la derecha una rosa, mientras que el Niño sujeta un pájaro.Las reproducciones de esta Virgen de la Antigua se llevaron a América, siendo actualmente muy famosa, sobre todo en México y Lima.


En Sevilla tiene una gran devoción, como demuestran las tapas de sepulcros en mármol de fieles enterrados a sus pies. Además, a la entrada de la capilla se pueden ver colgadas las banderas de los latinoamericanos. Esto es debido al vínculo de esta Virgen con los navegantes que iban y venían de América.

 

IMÁGENES

 


  • 0

Category : Historia , leyenda , sevilla

Con motivo del 525 aniversario del descubrimiento de América que mejor manera que ilustrarnos con el sepulcro de quién fue su descubridor, Cristóbal Colón. Actualmente se sabe que los restos de Colón se encuentran en Sevilla. Sin embargo a lo largo de la historia han ido de un lugar a otro.

El 20 de mayo de 1506 fallece en Valladolid y sus restos son enterrados en esa ciudad. Tres años después se trasladan a la Cartuja de Sevilla debido al aprecio que tenía Colón a este lugar. Gracias a los escritos de Bartolomé de las Casas se sabe que los restos se trasladaron a Santo Domingo y después a La Habana. Con la pérdida de Cuba en 1898 se decidió traer los restos a España.

En el año 2006, se hizo un estudio de ADN contrastando los restos de Cristóbal con los de su hermano. Los resultados confirmaron que los restos que se encuentran en Sevilla son auténticos.

 

La simbología del sepulcro.

 

El panteón representa a cuatro heraldos simbolizando los reinos de la Corona española: Castilla, León, Aragón y Navarra. Éstos portan sobre sus hombros el féretro cubierto por el pendón de los Reyes Católicos. El heraldo que representa a Castilla lleva un remo marcado con un animal marino, símbolo de los viajes que ésta corona respaldó. León porta una lanza que atraviesa la media luna de la religión musulmana como triunfo de la Fe cristiana. Remata pinchando la fruta de la granada que simboliza la conquista de Granada.

El féretro fue realizado por Arturo Mélida en 1891. España está representada por los cuatro heraldos y América por un basamento de estilo azteca. El pedestal tiene la siguiente inscripción: “Cuando la isla de Cuba se emancipó de la Madre España, Sevilla obtuvo el depósito de los restos de Colón, y su ayuntamiento erigió este pedestal”.

El Mausoleo está situado junto a la Capilla de la Antigua, muy ligada a Colón. En esa capilla rezaba antes de partir a sus largos viajes. De hecho, llamó “Antigua” a la primera isla avistada en uno de sus viajes.

IMÁGENES