Category Archives: alcazar

  • 0

LA GIRALDA

LA GIRALDA

 

La giralda es icono de la ciudad de Sevilla e integrante de la tercera Catedral más grande del mundo en dicha ciudad. En 1928 fue declarada patrimonio Nacional y en 1987 integró la lista del Patrimonio de la Humanidad. Su construcción se inició en 1184 por orden de Abu Yaqub Yusuf para ser el alminar de la mezquita almohade de Sevilla.

Compuesta por dos cuerpos diferentes, el musulmán es el más antiguo.  Su construcción se comenzó en piedra y se emplearon los restos de lápidas romanas. Por ello se pueden ver en la base varios epígrafes en latín. Estaba compuesta por 35 tramos de rampas para que pudiera subir el almuédano en su burro.

A raíz de un terremoto ocurrido en 1365 se perdió el “yamur” original. Consistía en un conjunto de cuatro esferas de tamaño decreciente en cobre dorado que coronaba la torre. En aquel momento fue sustituido por una sencilla espadaña.

En el siglo XVI, se añadió el actual cuerpo cristiano, el campanario que remata la torre. Dicho campanario está formado por 24 campanas, cada una de ellas con su propio nombre, y cuyos toques están programados por ordenador. Dieciocho de ellas son campanas de volteo y las otras seis son de golpe. A este último grupo pertenece la campana de Santa María Mayor, la más grande de todas ellas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El siguiente cuerpo que tiene encima del de campanas es el cuerpo de las azucenas. Cuenta con cuatro jarras de azucenas de bronce, símbolo de pureza, una en cada esquina. Las actuales azucenas son reproducciones de las antiguas, casi desaparecidas por el deterioro del tiempo. Coronando la Giralda encontramos la estatua de la fe, El Giraldillo.

 

Otras Giraldas en el mundo

Existen muchas réplicas de la Giralda sevillana a lo largo del mundo. Una de ellas se encontraba en Estados Unidos, en el Madison Square Garden de Nueva York, que fue destruida para levantar el edificio actual. Otra réplica existe en Kansas City, ciudad hermanada con Sevilla. La torre está reproducida junto con la Plaza de la Virgen de los Reyes. Por esa razón en Sevilla tenemos la Avenida de Kansas City con la estatua del indio.

En lugares como Badajoz y Arbós (Tarragona) existen también réplicas. Su campanario ha servido de referencia para muchas iglesias. Uno de los ejemplos más representativos es la Giraldilla de Carmona.

 

 

http://www.catedraldesevilla.es/

http://www.giralda.org.es/

http://sevillasecreta.co/2016/02/giralda/

http://www.andalunet.com/monumentos/fichas/giralda.htm

http://www.elviajerofisgon.com/magazine/10-curiosidades-que-no-sabias-de-la-giralda/

 

IMÁGENES

http://memorias-de-sevilla.blogspot.com.es/2008/07/las-7-giraldas-del-mundo.html

http://matemolivares.blogia.com/2014/052501-la-giralda-de-sevilla-geometria-y-parientes-lejanas..php

 

 


  • 0

SUSONA, REALIDAD Y LEYENDA

SUSONA, REALIDAD Y LEYENDA

En el barrio de Santa Cruz existen numerosas leyendas. Una de ellas es la leyenda de Susona. Su nombre completo era Susana Ben Susón y fue una judía de Sevilla del siglo XV. En esa época convivían en la Península Ibérica tres religiones: la cristiana, musulmana y la judía. En un principio, los judíos en Sevilla se concentraron en el lado oeste, donde hoy está la iglesia de la Magdalena y San Lorenzo. Sin embargo posteriormente pasaron al barrio de Santa Cruz y San Bartolomé.

No obstante fue un grupo perseguido e incluso se produjo una matanza en la judería en 1391.En 1481, años antes de la conquista de Granada por los Reyes Católicos, un grupo de judíos de Sevilla tramaron una conspiración para desestabilizar el Estado. Estaban cansados de las persecuciones, tanto por motivos religiosos, como por motivos económicos. Uno de sus cabecillas era el padre de Susona, Diego Susón, banquero y judeoconverso.

Susona era conocida en Sevilla como “la fermosa hembra” y siempre tenía sus numerosos pretendientes. Sin embargo, en secreto, era pareja de un caballero cristiano. Por miedo a que resultara herido, una noche Susona le contó a su amado la conspiración que se estaba tramando. Nunca podía imaginar las graves consecuencias que esto conllevaría.

 

La verdad se descubre

El joven cristiano corría a contarle la noticia al asistente mayor de la ciudad de Sevilla, Diego de Merlo. Días después éste acabó con la rebelión, haciendo presos a los cabecillas y ahorcándolos en Tablada. Tras descubrirse todo Susona fue repudiada tanto por los cristianos como por su propia comunidad, por haberlos traicionado. Arrepentida acudió a la Catedral pidiendo confesión y bautismo y poco después ingresó en un convento de clausura.

Tras su muerte, al abrir su testamento se pudo leer: “Y para que sirva de ejemplo a los jóvenes en testimonio de mi desdicha, mando que cuando haya muerto separen mi cabeza de mi cuerpo y la pongan sujeta en un clavo sobre la puerta de mi casa, y que de allí para siempre jamás”.

Durante más de un siglo permaneció la cabeza en dicho lugar  para recordar a la gente su traición. Hacia el 1600 fue sustituida por un candil y en el siglo XIX se colocó el azulejo que encontramos actualmente. En dicho azulejo se puede leer:

“En estos lugares, antigua calle de la Muerte púsose la cabeza de la hermosa Susona Ben Suzón, quien por amor a su padre traicionó y por ello atormentada dispúsolo en testamento”.

IMÁGENES


  • 0

El pañuelo de la princesa

El pañuelo de la princesa

Cuenta la leyenda que, en tiempos de los visigodos, accedió al trono Amalarico en el año 522.  Éste para asegurarse la supremacía en la Península Ibérica se casó en el 526 con Clotilde, hija del rey franco de origen burgundio.

Sabemos que mientras Clotilde era cristiana, su esposo era arriano (el arrianismo era una herejía que desarrolló Arrio en la cual consideraba que la naturaleza de Jesús era humana y no divina).


Amalarico estableció su corte en Sevilla donde vivió con Clotilde.

Ésta estaba sola, aislada de sus familiares, en una corte extranjera y hostil a sus creencias.

Un día, Clotilde se enteró que unos caballero visigodos iban a visitar la corte de los francos. Se dirigió a ellos y en presencia del rey les encargó que pidieran a su madre un pañuelo de cierto tejido que en Sevilla no podía encontrar.  Ésta, con naturalidad Clotilde abrió un cofrecillo del cual sacó un pañuelo para que su madre se los enviara de idéntica calidad.

Cuando la reina Clotilde recibió el pañuelo, supo enseguida que su hija quería comunicarse con ella. Descosiendo un dobladillo encontró la mancha de sangre que su hija había dejado.

La reina convocó enseguida a sus hijos y los francos entraron en la península, liberando a Clotilde, que regresó a su Francia natal.

Según nos cuenta San Isidoro en “la Historia de los Godos” y así también hace referencia Johannes Mariana en “Historia general de España ilustrada escrita en tablas”. Se sabe que Amalarico puso su “silla en Sevilla”  y a partir de aquí los obispos de la ciudad tomaron mayor importancia, siendo tal relevancia, que competían con los primados.

¿Te ha gustado esta leyenda?

En nuestro Free Tour Triana “Historia y leyenda” podrás disfruta de leyendas de muchas más sobre Sevilla y nuestra cultura.

¡Síguenos!

[powr-social-media-icons id=5040290b_1490381201811]