MARIANA DE PINEDA

  • 0

MARIANA DE PINEDA

En el mes de marzo continuamos con nuestro homenaje a mujeres andaluzas y en esta ocasión lo hacemos con Mariana de Pineda.

Nació en Granada en 1804, época convulsa en la historia de España. Su padre era noble y de la Orden de Calatrava y su madre venía de origen humilde. Por esa razón nunca llegaron a casarse.

Pronto Mariana quedó únicamente con su padre, pero éste falleció y quedó bajo la custodia de su tío, que era ciego. Sin embargo cuando su tío contrajo matrimonio, su mujer no admitió a la niña. De esta manera Mariana volvió a cambiar de hogar, esta vez viviendo con una pareja que poseía una confitería.

Tras la difícil niñez que tuvo, inició su etapa adulta a los 15 años. Muchos autores hablan de la belleza de Mariana, la cual tuvo numerosos admiradores, entre ellos el Marqués de Salamanca. En 1918 se casó con Manuel de Peralta, once años mayor que ella y con el que tuvo dos hijos. Sin embargo a los tres años de la boda Mariana quedó viuda.

SU ANDADURA POLÍTICA

Su marido era liberal y durante los tres años que duró el matrimonio Mariana asistió a muchas reuniones secretas, algunas de ellas en los ambientes liberales del Conde de Teba, padre de la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo y de María Francisca, futura mujer del duque de Alba.

Pronto se convirtió en una política defensora del régimen liberal, acogiendo en su casa a miembros perseguidos del partido. Tras la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luís en 1823, Fernando VII gobernó de manera absolutista, eliminando a todo aquél que no estuviera de acuerdo con él.

De manera secreta Mariana mantuvo correspondencia con exiliados, visitaba en la cárcel de Granada a los presos y defendía la causa liberal. Entre otras hazañas consiguió liberar de la cárcel a un primo suyo disfrazándolo de fraile.Esto hizo que estuviera en el punto de mira de los gobernadores de la zona.

Su temprana muerte le llegó por la confección de una bandera.Esta bandera era de color morado con un triángulo verde en el centro, en el que se leía “libertad, igualdad y ley”. Fue encargada a unas bordadoras para un levantamiento liberal que no llegó a producirse. Sin embargo la confección de la bandera se descubrió y Mariana fue detenida.

El ministro de Justicia autorizó un indulto para Pineda si delataba a sus compañeros, pero ella replicó que “nunca una palabra indiscreta escapará de mis labios”. Finalmente fue ejecutada el 26 de mayo de 1831. Actualmente sus restos se encuentran en la cripta de la catedral de Granada.

En resumen, Mariana tuvo una vida breve y muerte injusta. Sin embargo se convirtió pronto en un mito, sirviendo de inspiración para numerosos poetas, entre ellos Federico García Lorca.  Símbolo de la libertad, es una de las grandes mujeres andaluzas del siglo XIX.

 

Imágenes

 


Leave a Reply