Monthly Archives: marzo 2018

  • 0

El Altozano de Triana

 

El Altozano, lugar que une a Sevilla con Triana, es uno de los lugares más emblemáticos de ésta última. Su nombre significa “cerro o monte de poca altura en terreno llano” y según algunos escritores ya se llamaba así en el siglo XVI.

A lo largo de los siglos ha sufrido varias reformas. Durante un tiempo en su parte central existió un palenque para vender pan que fue derribado en 1795. En 1812 se construyó una pirámide en recuerdo a los fallecidos en la Guerra de la Independencia. La torre del reloj también fue famosa entre 1850 y 1870 en la plaza.

Hoy en día tiene edificios relevantes de antaño tales como el edificio de la Farmacia Murillo, la casa Japón Chaves, el Mercado de Triana, la antigua Estación Marítima Sevilla-Sanlúcar de Barrameda y la Capillita del Carmen.

El Faro de Triana

Hoy en día es el Restaurante María Trifulca, pero ensus inicios fue oficina y muelle para el trayecto de barcos de vapor Sevilla- Sanlúcar. La vida de este edificio está ligada a la construcción del puente de Triana que se inauguró en 1852. Más tarde, se convertiría en un lugar de reunión para los cantaores flamencos de la época y servirían como única tapa “El Barbo”, que era el pez que se pescaba en el río.

El monumento Al Arte Flamenco y el monumento a Belmonte.

 El monumento a Belmonte esobra de Venancio Blanco en 1972 mientras que el monumento al Arte Flamenco es obra de Jesús Gavira en 1994. Representa una mujer que simboliza el baile, la guitarra al toque y el yunque a los cantes gitanos de la Cava. El mascarón de proa es un simbólico barco que lleva su arte al resto del mundo. Esta es la razón de porqué la figuramira al río.

 

La farmacia Murillo

La famosa farmacia cumplió en 2013 cien años. El edificio tiene una fachada de estilo neomudéjar realizada por José Espiau y dentro de la farmacia hay unos murales cerámicos elaborados en Triana por Cerámica Montalbán. Los murales representan a Esculapio, dios de la Medicina y a Teseo, héroe ateniense, dando muerte al minotauro del laberinto de Creta.

En definitiva, la plaza del altozano, es el punto neurálgico de Triana, tanto en la actualidad como antiguamente.

 

IMÁGENES

 


  • 0

La Semana Santa de Sevilla

La Semana Santa de Sevilla nació en 1521 con un vía crucis a la Cruz del Campo. Para ello fue fundamental la figura de Don Fadrique Enríquez de Ribera, Adelantado Mayor de Castilla.

Tras la vuelta de su viaje a Tierra Santa recibió unos privilegios espirituales por parte de la Santa Sede para iniciar un vía crucis en torno a su lugar de residencia, la actual Casa Pilatos. Éste se celebraba el primer viernes de marzo y constaba de doce estaciones, aunque en 1730 pasaron a ser catorce.

La Semana Santa de Sevilla 1

Comenzaba dentro de su palacio y concluía en un pilar que se encontraba en la antigua Huerta de los Ángeles. De esta manera se cumplían los 1321 pasos (997 metros) que separaba el pretorio de Pilatos con el monte Calvario. En 1630 se cambió tanto el inicio como el final del vía crucis. El principio pasó a estar en un retablo de mármol en la fachada del palacio. El final, en el Templete o Humilladero de la Cruz del Campo. Este templete lo construyeron en 1830 una cofradía de negros (actual Hermandad de los Negritos) y se encontraba cerca del pilar donde anteriormente finalizaba la estación.

En 1604 el cardenal Niño de Guevara decidió cambiar la Estación de Penitencia.  por lo que las de Sevilla irían a la Catedral y las de Triana a la iglesia de Santa Ana.

Con esta acción surgió la Semana Santa cómo la conocemos hoy en día. Aún así, el vía crucis se siguió realizando sin ningún problema hasta 1873, momento que dejó de hacerlo.

La Semana Santa de Sevilla 2

En 1957, los descendientes del marqués de Tarifa, formaron una “Pía Unión” con catorce cofradías sevillanas. Así hasta ese año las estaciones del vía crucis estaban señaladas por cruces de madera y en ese momento fueron sustituidas por retablos cerámicos. Sin embargo el crecimiento de la ciudad fue derribando los antiguos edificios donde estaban ubicados los azulejos. Por esa razón, en 1995 la duquesa de Medinaceli restauró los que estaban estropeados y sustituyó los perdidos.

De esta forma cada estación está representada por un azulejo,con una imagen de nazareno o cristo de Sevilla. La primera y la segunda estación se encuentran en la plaza de Pilatos, la tercera en la iglesia de San Esteban y las demás en la calle Luis Montoto. Se pueden ver los azulejos de todos ellas, excepto la cuarta, décima y décimo primera.

La Semana Santa de Sevilla 3

Desde 1986 el Vía Crucis se celebra en el interior del Palacio cada primer viernes del mes de marzo.

Bibliografía:


[powr-social-media-icons id=e7f9d984_1491289584737]


  • 0

MARIANA DE PINEDA

En el mes de marzo continuamos con nuestro homenaje a mujeres andaluzas y en esta ocasión lo hacemos con Mariana de Pineda.

Nació en Granada en 1804, época convulsa en la historia de España. Su padre era noble y de la Orden de Calatrava y su madre venía de origen humilde. Por esa razón nunca llegaron a casarse.

Pronto Mariana quedó únicamente con su padre, pero éste falleció y quedó bajo la custodia de su tío, que era ciego. Sin embargo cuando su tío contrajo matrimonio, su mujer no admitió a la niña. De esta manera Mariana volvió a cambiar de hogar, esta vez viviendo con una pareja que poseía una confitería.

Tras la difícil niñez que tuvo, inició su etapa adulta a los 15 años. Muchos autores hablan de la belleza de Mariana, la cual tuvo numerosos admiradores, entre ellos el Marqués de Salamanca. En 1918 se casó con Manuel de Peralta, once años mayor que ella y con el que tuvo dos hijos. Sin embargo a los tres años de la boda Mariana quedó viuda.

SU ANDADURA POLÍTICA

Su marido era liberal y durante los tres años que duró el matrimonio Mariana asistió a muchas reuniones secretas, algunas de ellas en los ambientes liberales del Conde de Teba, padre de la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo y de María Francisca, futura mujer del duque de Alba.

Pronto se convirtió en una política defensora del régimen liberal, acogiendo en su casa a miembros perseguidos del partido. Tras la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luís en 1823, Fernando VII gobernó de manera absolutista, eliminando a todo aquél que no estuviera de acuerdo con él.

De manera secreta Mariana mantuvo correspondencia con exiliados, visitaba en la cárcel de Granada a los presos y defendía la causa liberal. Entre otras hazañas consiguió liberar de la cárcel a un primo suyo disfrazándolo de fraile.Esto hizo que estuviera en el punto de mira de los gobernadores de la zona.

Su temprana muerte le llegó por la confección de una bandera.Esta bandera era de color morado con un triángulo verde en el centro, en el que se leía “libertad, igualdad y ley”. Fue encargada a unas bordadoras para un levantamiento liberal que no llegó a producirse. Sin embargo la confección de la bandera se descubrió y Mariana fue detenida.

El ministro de Justicia autorizó un indulto para Pineda si delataba a sus compañeros, pero ella replicó que “nunca una palabra indiscreta escapará de mis labios”. Finalmente fue ejecutada el 26 de mayo de 1831. Actualmente sus restos se encuentran en la cripta de la catedral de Granada.

En resumen, Mariana tuvo una vida breve y muerte injusta. Sin embargo se convirtió pronto en un mito, sirviendo de inspiración para numerosos poetas, entre ellos Federico García Lorca.  Símbolo de la libertad, es una de las grandes mujeres andaluzas del siglo XIX.

 

Imágenes

 


  • 0

LA VENTA DE LOS GATOS

Category : sevilla

Continuamos con nuestro homenaje a Bécquer y en esta ocasión lo hacemos con una de sus leyendas, La Venta de los Gatos.

Se trata de un hermoso relato con numerosos elementos costumbristas. Bécquer nos cuenta su visita a una pintoresca y concurrida venta que le resultó fascinante. Estaba ubicada en las afueras de Sevilla, en una alegre campiña poblada de huertas. Permaneció en el lugar durante una tarde soleada, disfrutando de la alegría de los grupos bulliciosos que solían frecuentar el ventorrillo. Situado en un discreto lugar para poder observar el cuadro que se ofrecía a sus ojos, llamó su atención la presencia de una joven que cantaba, Amparo, que parecía ser la hija del ventero, y que destacaba entre las demás. Durante el resto de la tarde, se afanó en dibujar su retrato para llevar consigo un recuerdo de la jornada.

Cuando al atardecer decidió regresar a la ciudad, un muchacho, que había acompañado a la guitarra a la joven, le rogó que le mostrara lo que había estado dibujando, y al ver que se trataba de la muchacha en cuestión, se obstinó en que le entregara el dibujo. El joven le contó emocionado que él era el hijo del ventero y que la mujer que había retratado vivía con él y su familia desde muy niña, pues la habían adoptado, y la consideraban como su propia hija. Entre ambos, no obstante, y con el permanente roce, se había desarrollado un afecto que superaba el fraternal, de tal modo que pensaban contraer matrimonio en fecha próxima. Ante las súplicas, finalmente accedió a su petición del joven y le entregó su trabajo.

Transcurrieron varios años, y el viajero volvió a su tierra. No había olvidado el episodio, y decidió visitar nuevamente la Venta de los Gatos. Le avisaron de que la zona se había transformado profundamente pues habían construido justo frente a la venta el actual cementerio de San Fernando, y era tanta la influencia de la cercanía del camposanto, que  todo lo que antes tenía el paraje de agradable y risueño se había convertido en lobreguez y pesadumbre. En efecto, la venta, en contraste con la visita anterior, estaba solitaria. Reconoció al envejecido ventero, que le manifestó que con la proximidad del cementerio, ya nadie acudía al lugar, y que tan solo los cortejos fúnebres pasaban por la puerta.

Respecto a su hijo y a la joven Amparo, el ventero le contó que un día aparecieron unos señores que reconocieron a la muchacha mediante unas prendas que ésta llevaba el día en que la encontraron abandonada y que el hombre aún conservaba. En contra de su voluntad, la obligaron a marcharse con ellos, tal como dictaminó la justicia, para vivir en la lujosa casa de un señor muy rico que la reclamaba como hija y de la que la muchacha se negó a salir en adelante. Allí vivió encerrada, secándose “como se secan las flores arrancadas de un huerto para llevarlas a un estrado”, languideciendo hasta que murió. El joven reconoció el cadáver de su amada Amparo a las puertas del cementerio y perdió el juicio, encerrándose en una de las habitaciones de la venta frente al retrato de su amada, que un día le regalara el viajero.

Imágenes:


  • 0

8 DE MARZO: DÍA DE LUCHA DE LAS MUJERES

Tags :

Category : 8 de marzo

El 8 de marzo, es un día de lucha para las mujeres. En él se sigue pidiendo la igualdad de derechos y oportunidades en todos los ámbitos, defendiendo los derechos adquiridos, demandando otros aún ausentes y denunciando las leyes y actos que las discriminan e invisibilizan. En este día  se conmemora la lucha de las mujeres en todos los ámbitos: familiar, social, político, laboral…

Su origen se vincula al terrible suceso que ocurrió en Nueva York, cuando en el mes de marzo de 1909, las trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York, La TriangleShirtwaist,  se encerraron en ella para defender mejores condiciones, como bajar a 10 horas la jornada laboral, tener un tiempo para poder amamantar a sus hijos, subida de los salarios, etc. En el incendio que se declaró, atribuido al dueño de la fábrica,  fallecieron muchas mujeres que no pudieron escapar porque les habían cerrado todas las salidas. No se sabe bien el número exacto, se habla de 120 a 140 mujeres, la mayoría inmigrantes entre 17 y 24 años.

No fue ésta la primera ni la última vez que las mujeres se movilizaban, pero sí la que tuvo más trágicas consecuencias conocidas. Desde el siglo anterior se conocen datos de la lucha de las mujeres en el ámbito laboral. En 1853, en los distritos de algodón de Manchester, unas 21.000 personas de los talleres de Preston, un 55,8% eran niñas menores de 13 años, protagonizaron huelgas y disturbios. Sus jornadas eran de más de 12 horas, con unos miserables salarios.

En 1857, una marcha de obreras textiles, recorrió los suburbios ricos de Nueva York protestando por las miserables condiciones de trabajo. Medio siglo más tarde, en marzo de 1908, 15.000 obreras se manifestaron por la ciudad al grito de “¡Pan y rosas!”, consigna que simbolizaba lo que pedían: mejores salarios, recorte del horario laboral, derecho al voto y el fin del trabajo infantil.En España, en el periodo de 1905 a 1921,  también hubo huelgas exclusivamente de mujeres, fundamentalmente en Barcelona, seguida por Valencia, Zaragoza y Madrid.

En 1910, en la II Conferencia Internacional de mujeres socialistas, celebrada en Copenhague, Clara Zetkin propuso la celebración de un Día Internacional de la Mujer Trabajadora, recogiendo la aportación de las mujeres socialistas americanas de celebrar un día de la mujer el último domingo del mes de febrero. En esa fecha se celebró de 1911 a 1914 en distintos países, con conmemoraciones en las que muchas mujeres participaron públicamente, pidiendo el derecho al voto, a ocupar cargos públicos, a la enseñanza, al trabajo digno y al fin de la discriminación laboral.

La elección del 8 de marzo proviene de Rusia,  de un amotinamiento de mujeres que se celebró ese día en 1917 ante la falta de alimentos con la consigna de “pan, paz y libertad”, marcando el inicio de las actuaciones que desembocaron  en la “Revolución de Octubre”.En 1952 la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), instaura el 8 de marzo como “Día Internacional de la Mujer”.

En la actualidad mujeres de muchas zonas del mundo no son reconocidas como personas con derechos sobre ellas mismas, no  tienen acceso a los derechos básicos como el acceso a la educación, la cultura y el trabajo. La discriminación salarial y en el acceso a puestos de poder y decisión se sigue dando incluso en los países considerados más igualitarios. Las violaciones, el maltrato y la muerte siguen acechando sin tregua. De ahí que el 8 de marzo siga siendo un día de lucha para todas las mujeres.

IMÁGENES